La Magia y el Arco - La Hoja de Arce, Primer Ciclo - Capítulo 6


COMIENZAN LAS CLASES

     –Tía ¿Estás segura que el pescado de anoche era fresco?
     –¿Honestamente...? No... ¡Brup!
     –Eso pensé... ¡Burp!
     Larian estaba desesperada. Era el último día hábil de la pentana y tenía que encontrarse con los Muramar en la academia. Pero tanto ella como su tía estaban en cama, descompuestas y con dolor de tripas. Myrnah había preparado pescado la noche anterior y, al parecer, el mismo no estaba en buenas condiciones. Un herbalista amigo les había vendido unas hierbas para hacer té, y la infusión les había aliviado los dolores. Sin embargo, ambas seguían con náuseas y pasaron el resto del día en casa.
     Larian prometió que jamás volvería a comer cualquier cosa que tuviese escamas o aletas...
     Myrnah prometió vengarse del pescadero haciendole tragar sus propios peces crudos...

La Magia y el Arco - La Hoja de Arce, Primer Ciclo - Capítulo 5


UN POQUITO DE LUZ

     El Pardin, tercer día de la pentana, comenzó con una rutina atípica entre tía y sobrina.
     –¡Tía! ¡Arriba! ¡Vamos a llegar tarde a la academia!
     Para sorpresa de Myrnah, Larian había saltado de la cama con los primeros rayos del sol, y no parecía ella misma. Prácticamente, estuvo apurándola desde que se levantó. La mujer terminó por preparar un desayuno desprolijo e insípido, y salieron de su casa a paso veloz.
     El día estaba despejado. El cambiante clima de la región seguía mostrando su facilidad para cambiar la cara. La lluvia, que había amenazado con aparecer el día anterior, parecía haberse dado a la fuga. Con el barro ausente en los caminos, tía y sobrina no tardaron mucho en llegar a la academia.

La Magia y el Arco - La Hoja de Arce, Primer Ciclo - Capítulo 4


BUSCANDO UN RUMBO

     Las cosas grandes e importantes iban a tardar en llegar... Al parecer, más de lo esperado...
     Larian estaba decepcionada. Y también enojada consigo misma...
     Se había tomado su tiempo para hablar con los profesores de la Rama General y la Rama Arcana, y se animó a realizar todas las pruebas evaluatorias. Pero los resultados no fueron los esperados, porque su desempeño fue sumamente regular, aunque hubo algunas excepciones...

La Magia y el Arco - La Hoja de Arce, Primer Ciclo - Capítulo 3

COMIENZOS

     Esa misma tarde fue la más tortuosa que Larian hubiese recordado vivir. Cada alumno debía llevar un nutrido bolso con ropa, elementos de aseo personal y materiales de estudio que necesitarían para la academia. Algunos materiales no los tenían en casa, así que Myrnah se pasó la tarde recorriendo el mercado para conseguir pergaminos, viales de tinta, plumas y otros objetos. Larian, en tanto, preparó parte de su ropa y otros elementos.

La Magia y el Arco - La Hoja de Arce, Primer Ciclo - Capítulo 2

ALGO MAS QUE UN APELLIDO

     Larian no lo podía creer.
     Ella y su tía estaban en el comedor de la academia, bebiendo una colación tras la ceremonia. Una rolliza mujer se había presentado como Gloria, encargada del salón, y fue la encargada de tomar sus pedidos tras mostrarles un pergamino con todo lo que ofrecían. La semielfa pidió un jarro con jugo de manzanas pero Myrnah se decantó por un aromático té de especias.
     Llevaban un largo rato sin cambiar palabra, mientras Larian jugueteaba con el pesado jarro. Ausente, se dijo que el utensilio tenía peso suficiente como para aturdir a un orco. Pero luego se obligó a concentrarse e hizo un repaso mental de todo lo ocurrido esa mañana...

La Magia y el Arco - La Hoja de Arce, Primer Ciclo - Capítulo 1

CUANDO EL DIA ESCAPA DE LA RUTINA

     –Larian… ¡Larian! ¡Levántate! El sol ya asomó y no quiero llegar tarde a la ceremonia...
     Las mismas palabras se repetían una y otra vez, y la única respuesta era una serie de gruñidos incomprensibles. Al cuarto llamado, los gruñidos dejaron paso a un bostezo descomunal, y Larian, por fin, abrió los ojos. Se sentó sobre la cama, estiró sus brazos por sobre su cabeza y, aún somnolienta, se dirigió al cuarto de aseo en donde la aguardaba una tina con agua caliente. Una vez bañada, vestida y sobre todo, despierta, se dirigió a la cocina a desayunar.
     –¡Buen día, tía!
     Myrnah, la susodicha, ya estaba allí sirviendo el desayuno. En realidad no era su tía, sino una prima lejana de su padre. Pero Larian le había tomado tanto afecto que la llamaba cariñosamente "tía".

La Magia y el Arco - La Hoja de Arce, Primer Ciclo - Prólogo

PROLOGO

     El trayecto se estaba haciendo insoportable. Después de todo, era pleno Verano, y el sol golpeaba con fuerza. Damaran creía que iba a derretirse antes de llegar a destino, y estaba seguro que su caballo pensaba exactamente lo mismo...
  Nunca se acostumbró al calor, a pesar de llevar veinte años recorriendo los caminos.
  Y eso es algo que nadie diría, ya que su baja estatura, sus formas redondas, sus ropas gastadas y su rostro bonachón le daban aspecto de simple campesino. Sin embargo, esa barriga era engañosa: el hombre también tenía anchas espaldas, brazos musculosos y grandes puños.
  Además, una mirada atenta habría descubierto el escudo y la maza colgando de la silla de montar. Y también habría detectado la cota de escamas asomando bajo su capa de viaje.

Acrílicos

MAS VALE TARDE QUE NUNCA

     Tal como mencioné en un post anterior, aprendí a trabajar con acrílicos siendo grande, en un excelente curso de Ilustración dictado por Juan Bobillo y Marco Baldi.

     Y cuando digo "aprendí a trabajar" me refiero a usar los acrílicos correctamente. Las paredes que uno pinta en su casa siendo niño no cuentan...

Tinta al Agua

ALGO MAS QUE ACUARELAS

     Durante las clases de dibujo en la EAH, varios de los alumnos habían preguntado a Juan Zanotto acerca de sus dibujos a color. El maestro nos explicó, con lujo de detalles, la forma de trabajo con colores que tenía él, en una clase centrada en las tintas al agua.

     ¿Tintas al agua? Muchos de nosotros jamás habíamos escuchado sobre ellas, pero cuando Juan explicó que era parecidas a las acuarelas, aunque más intensas, nos quedó clarísimo como el agua...  (Ba-dum... ¡Tsss...!)

Lápices

EL ENCANTO DE LO SIMPLE...

     ¿Quién no ha usado lápices de colores alguna vez en su vida...?
     Obviamente, no recuerdo la primera vez que tomé un lápiz, pero estoy seguro que lo hice cuando era muy chiquito. Cuando llegué al jardín de infantes, ya tenía bastante experiencia en eso de usar las paredes como lienzos.

     Si hay algo que lamento, es que no haya podido estudiar arte desde pequeño, porque las cosas que se aprenden siendo chicos quedan mucho más arraigadas que las que se aprenden siendo grandes. Creo que por eso se les tiene un cariño especial a los lápices de colores: son las primeras armas a color que usamos los artistas.